Made in Germany   Made in Germany   Tecnologías de detección desde 1998

La Caza del Tesoro es más fácil
POWER - Revista para clientes de HELUKABEL, número 7, 2017/02

OKM GmbH ha hecho lo que los buscadores de tesoros, perforadores de pozos y arqueólogos llevan soñando desde hace tiempo: una mirada bajo tierra sin equipo pesado.

Destacada oficina central
Destacada oficina central
OKM desarrolla, fabrica y comercializa sus productos en una pirámide color del oro.

Cualquier persona que visite OKM GmbH en Altenburg, Turingia, Alemania, no tendrá problemas para encontrar el lugar. La compañía tiene su sede en una pirámide color del oro de 28 metros (92 pies) de alto, que brilla intensamente en el centro de un complejo industrial. Aquí, un equipo de 20 personas desarrolla, fabrica y comercializa detectores e instrumentos geofísicos para cazadores de tesoros, perforadores de pozos y empresas de construcción. "El grupo objetivo más importante son los cazadores de tesoros", explica Christian Becker, experto en software de OKM. "Gracias a nuestros productos, se han encontrado las cosas más sorprendentes, como las armas antiguas del Imperio Persa o las antiguas monedas de la dinastía Qing. Es lógico que nuestra sede central sea algo exótico y llamativo".

De garaje a pirámide

Sin embargo, las cosas no siempre fueron tan glamorosas. La compañía comenzó en un garaje en Chemnitz hace casi 20 años, cuando Andreas Krauß, entusiasta cazador de tesoros, quedó insatisfecho con la calidad de los detectores de metales y decidió que era hora de hacer algo mejor. Después de asociarse con Ingolf Müller, ahora el otro director gerente de OKM, y ampliar aún más la cartera de productos, abrieron una filial en los Emiratos Árabes Unidos en 2006, y finalmente se mudaron a la pirámide en las puertas de Altenburg en el 2012.

Uno de los productos lanzados recientemente por OKM es el GeoSeeker, un detector geoeléctrico capaz de localizar acuíferos y cavidades subterráneas. En un sitio de prueba junto a la pirámide dorada, Christian Becker demuestra cómo funciona este dispositivo durante una visita del gerente de ventas del área de HELUKABEL, Andreas Pockrandt. Coloca cuatro electrodos en el suelo para formar una línea con el par externo y el par interior de electrodos conectados por separado a la unidad de control a través de los cables de silicona SiFF de HELUKABEL blancos. Becker usa su tablet para instruir a los dos electrodos externos para que bombeen corriente al suelo. Las diferencias de potencial medidas por los electrodos internos permiten crear una imagen que muestra la naturaleza y la consistencia del suelo a continuación. Si la corriente fluye a través de un acuífero, la impedancia es baja; si encuentra una cavidad llena de aire, la impedancia aumenta. Cuanto más separados estén los electrodos, más profundas serán las mediciones en el suelo. La combinación de numerosas mediciones se analiza mediante el software para determinar qué se encuentra debajo del área bajo investigación.
OKM GeoSeeker
OKM GeoSeeker
GeoSeeker, un detector geoeléctrico, mide las diferencias potenciales en el terreno.

No para cables delicados

La primera medición demo finaliza después de unos minutos, y Becker mueve los cables dos metros (seis y medio pies) hacia los lados. "En la práctica, el área medida es mucho mayor, por supuesto", explica el graduado en informática. "Es por eso que los cables conectados a los electrodos de bombeo de corriente tienen 250 metros (820 pies) de largo". OKM decidió usar el cable de silicona HELUKABEL principalmente por su flexibilidad y resistencia. "El cable puede enrollarse y desenrollarse fácilmente", explica Andreas Pockrandt. "Además, es muy resistente". Esto es importante porque, en lugar de enrollar y desenrollar por completo el cable cada vez, el cable completamente desenrollado a menudo se arrastra a través de metros de terreno accidentado. "El cable SiFF HELUKABEL se adapta bien a este tipo de tratamiento", comenta Becker. Otra ventaja es su color blanco, que lo hace claramente visible en la hierba o el suelo.

Al igual que con todos los productos OKM, GeoSeeker se utiliza principalmente en Oriente Medio, América del Sur y África. Junto a la búsqueda del tesoro, los clientes utilizan principalmente el dispositivo para llevar a cabo investigaciones preliminares para pozos de agua y otros proyectos de construcción. "GeoSeeker ofrece a los usuarios información sin contacto sobre la consistencia, la naturaleza y el contenido de agua del suelo, eliminando así la necesidad de perforar cientos de agujeros de exploración", comenta Becker. Esa es la idea: ningún equipo pesado y ningún daño innecesario al suelo.

Representación gráfica en 3D
Representación gráfica en 3D
A partir de los datos recopilados, GeoSeeker crea una imagen que muestra los acuíferos y las cavidades subterráneas.

  Artikel im POWER Magazin (Deutsch)
  Article in POWER magazine (English)

Esta página se ha volorado 3.4 de 5 estrellas (5 valoraciones).


Compartir esta página con sus amigos en